viernes, 24 de junio de 2016

Educación en casa y pedagogía Waldorf






Entrevistas telefónicas a Laura Mascaró y Xavier Alà dentro del programa El Confesionario, de Viva la Radio, Tenerife (emisora de Diario de Avisos), sobre educación en familia y pedagogía Waldorf, el lunes 20 de junio de 2016.

miércoles, 30 de marzo de 2016

jueves, 24 de marzo de 2016

No fue a la escuela pero va a recibirse de físico


El periódico argentino Clarín me pidió una colaboración para este reportaje.

No fue a la escuela pero va a recibirse de físico

Educación. Un caso excepcional de “home schooling”
Tane De Sousa tiene 23 años y vive en Salta. Solo le falta la tesis sobre los rayos ultravioletas en zonas de altura. Los padres lo educaron en su casa y dio todas las materias libres.
Por Alfredo Dillon.



    El de Tane Da Souza Correa es un caso excepcional. A los 23 años, está a punto de recibirse de licenciado en Física en la Universidad Nacional de Salta (UNSA), con un promedio altísimo y una tesis sobre modelos para predecir el índice de rayos UV en zonas de altura como Vaqueros, el pueblo salteño donde vive desde los 2 años. Además, fue presidente de la Federación Universitaria de Salta (FUSA), lideró el centro de estudiantes y milita por la educación pública. Sin embargo, nunca fue a la escuela.
    Los padres de Tane se dedican a la agricultura familiar: trabajan en su casa en Vaqueros, cerca de Salta capital. Viven de lo que venden en el mercado del pueblo: leche de cabra, quesos, dulces y hortalizas. Durante su infancia, Tane estudió con su papá, su mamá, los vecinos, por su cuenta... Al final de cada año, él y su hermano rendían las materias libres. “Muchas clases mis viejos las pagaban por medio del trueque con otros vecinos”, recuerda.
    La experiencia educativa de Tane –aprender en casa sin asistir a la escuela– forma parte de una tendencia minoritaria, que crece sigilosamente al margen del sistema educativo formal: el home schooling . El futuro físico asegura que este modelo de educación alternativa “no es una opción elitista” y ahora, a punto de recibir su título universitario, reivindica la elección de sus padres: “Ellos tomaron la decisión por motivos ideológicos: no querían una educación que reprodujera la lógica del sistema, sino una que tratara a cada niño como un individuo”.
    A los 12 años, cuando terminó la primaria, los papás de Tane le preguntaron si quería hacer la secundaria en una escuela o prefería seguir rindiendo libre. Tane eligió continuar con el home schooling. A los 14 ingresó a la universidad como “alumno vocacional”: rendía los parciales pero no los finales. Poco antes se había anotado en el mítico taller de Física del profesor Daniel Córdoba en la UNSA, donde desde hace 25 años se reúnen 200 chicos que madrugan todos los sábados para estudiar Física de manera extracurricular.
    “A Tane lo educaron sin parcelar el mundo en asignaturas. El mundo se le aparecía como un todo a través de las lecturas; la 'asignatura' recién entraba en escena frente a la necesidad de ordenar ese cosmos cada vez que tenía que acreditar saberes rindiendo libre en el sistema escolar”, cuenta el profesor Córdoba. Pero aclara: “Esto solo puede ir de la mano de padres excepcionales como los que tiene, que se ganan la vida de lo que produce la granja donde viven: padres que garantizan su presencia en casa, más paredes empapeladas en libros y sin televisión y un furioso culto a la lectura”.
    La Ley de Educación Nacional (LEN) no prohíbe la escolarización el hogar. Sus artículos 4 y 6  "dejan abierta la posibilidad de que la educación pueda ser impartida en el seno de los hogares", explica Diego Naveira, coordinador del equipo de Asesoría Parlamentaria de la Fundación Nuevas Generaciones, que elaboró un proyecto de regulación del home schooling en Argentina. El artículo 6 de la LEN sostiene que la familia es el "agente natural y primario" de la educación. Los padres que educan en sus casas suelen citar esta ley y la Constitución como respaldos a su "derecho".
    "Legislar sobre esta modalidad quitaría la nebulosa que existe hoy: el home schooling es legal pero no está regulado. Y existen varias barreras para acceder a las currículas oficiales, en algunas jurisdicciones cuesta mucho que se abran mesas de examen para que los chicos rindan libres. Regular el home schooling no implica defenderlo, sino simplemente establecer reglas claras", sostiene Naveira. Hasta ahora no se ha avanzado: el proyecto de ley perdió estado parlamentario en diciembre de 2015.
    Tane coincide con la necesidad de regular: "El Estado debería generar un marco normativo para la educación alternativa, respetando la elección de cada familia. Tiene que supervisar y evaluar para garantizar el aprendizaje de todos los chicos".
    Frente a las críticas que suele recibir el home schooling, referidas sobre todo a la falta de socialización, Tane asegura: “Siempre tuve amigos: de fútbol, del pueblo, del taller de Física, de mis otras actividades”. De todos modos, reconoce que su experiencia fue posible por una serie de condiciones infrecuentes: “Aunque no me arrepiento de no haber ido a la escuela, nunca le diría a alguien que saque a sus hijos del colegio. Este modelo nos sirvió a nosotros. Sí creo que el Estado tiene que defender la educación pública, pero una educación pública más humana”.
    -------
    El “home schooling; una opción polémica y sin regulación
    Aunque no hay un registro oficial de cuántos padres educan a sus hijos en el hogar, estimaciones de las propias familias señalan que son alrededor de 2000 en todo el país. Y que, pese a que sigue siendo muy marginal (el sistema educativo formal tiene 11 millones de alumnos), la tendencia crece.
    Las razones son múltiples: desde económicas (casos de familias numerosas) hasta religiosas, pasando por la disconformidad con el sistema educativo. En zonas rurales, también entra en juego la distancia del hogar y la escuela. También lo eligen algunas familias que cambian su lugar de radicación con frecuencia.
    Los críticos del home schooling señalan que es “premoderno” y “elitista”, y advierten que aísla a los chicos, lo que dificulta una socialización “sana”. 
    “El principal obstáculo para las familias es la falta de reconocimiento legal, la posible exposición a una denuncia de inciertas consecuencias y las dificultades para obtener los títulos oficiales”, reconoce Laura Mascaró, referente internacional en este tema y muy consultada por las familias argentinas que eligen esta modalidad.
    Uno de los defensores más notorios del modelo es el especialista inglés Ken Robinson, autor de la charla TED más vista de la historia (titulada “Las escuelas matan la creatividad”). Aunque se declara “fan” del home schooling, Robinson aboga por un diálogo entre esta alternativa y el sistema formal. Para él, la escuela pública podría mejorar a partir de “los principios del aprendizaje personalizado, los tiempos más flexibles y la aplicación de pedagogías sensibles a los distintos estilos de aprendizaje de cada alumno” que el home schooling pone en juego

    miércoles, 23 de marzo de 2016

    Homeschooling (educación en casa) una opción para muchas familias

    Publicado por Valeria Sabater en Madres Hoy.

    A pesar de que a muchos les parezca extraño, la opción del  homeschooling o escuela en casa es una alternativa que, según datos de ALE (Asociación para la  libre educación) han elegido ya más de 2.000 familias en España. Desde “Madres Hoy” no queremos defender un estilo educativo por encima de otro, cada padre y cada madre está en su responsabilidad de elegir qué tipo de educación desea ofrecer a sus hijos. Nuestro propósito es solo informar sobre este tipo de enfoques presentes en toda sociedad, y que siempre es adecuado conocer.
    La razón por la cual muchas familias optan por el homeschooling es sencilla: consideran que el sistema educativo actual no “educa” ni está enfocado en las necesidades reales del niño. En países como Estados Unidos, por ejemplo, este tipo de enseñanza está más normalizada y muchas universidades aceptan a los “homeschoolers” antes que a los alumnos educados en institutos públicos porque consideran que están más preparados. No obstante, existen muchos matices sobre los que debemos hablar y que te explicamos a continuación.

    Homeschooling, cuando la escuela ordinaria no es una buena opción para muchas familias

    Young boy doing his homework
    Muchos de nosotros ni tan solo nos lo planteamos. Cuando un niño llega a la edad en la que debe ser escolarizado, buscamos plaza en ese centro que más cerca quede de casa o que más se ajuste a las expectativas educacionales que deseamos que nuestros hijos asuman.
    Ahora bien… ¿qué hace que un padre o una madre opte por educar a sus hijos en casa? Veamos las dimensiones más habituales que definen esta opción:
    • La escuela ordinaria no cubre el desarrollo emocional de un niño. La organización académica y curricular no se ajusta a la realidad social más cercana en la que todos vivimos. La vida no se organiza en asignaturas, la vida no nos convierte en aptos solo por dominar la tabla de multiplicar o conocer qué ríos pasan por Europa.
    • El aprendizaje de las aulas está automatizado y completamente descontextualizado de la realidad. Los centros no educan para dar al mundo adultos maduros emocionalmente y aptos para llevar a cabo su propia vida, los centros educan para dar al niño una calificación. Si uno no llega a unos mínimos básicos entonces se le considera “no apto para la sociedad”.
    Estos son los ejes básicos por los cuales, las familias optan por el homeschooling. Ahora bien, según Laura Mascaró, abogada, escritora y fundadora de la plataforma “Por la Libertad Educativa“, muchas familias ven esta alternativa con cierto temor. A pesar de que aceptan estos principio y que no desean delegar en terceros algo tan importante como la educación de sus niños, la propia sociedad (sobre todo la española) aún no concibe del todo esta opción.

    Pros y contras sobre la educación en casa

    homeschooling educación en casa

    Inconvenientes sobre el homeschooling

    • A día de hoy, y al menos en España, no hay un reconocimiento legal explícito sobre el tema. Además de ello, algo a lo que deben enfrentarse también las familias es a hecho de “tener que dar continuas explicaciones” a amigos, conocidos o familiares. La escuela se alza muchas veces como una institución sagrada,  como un eje vertebrador en toda sociedad que nadie pone en duda. Cuando en realidad, no siempre ofrece la mejor respuesta a muchos niños.
    • Alguna familias que han decidido “desescolarizar” a sus hijos, es decir, optar por la educación en casa se han visto perseguidas por la administración.
    • Otro aspecto a tener en cuenta es que para optar por la educación en casa, los padres y las madres deben estar preparados y capacitados para orientar el aprendizaje de sus hijos. Se necesita tiempo, estructuración, conocimientos, hábitos y materiales. Unas competencias que no todas las familias disponen.
    • Otro inconveniente a tener en cuenta es que según nos indican muchos pedagogos, la escuela no deja de ser el primer círculo social al que un niño debe hacer frente. Es el primer contacto con la sociedad donde va a tener que asumir competencias que van más allá de las académicas, tales como hacer amigos, competir, asumir una autoridad, y adquirir todas esas experiencias vitales positivas y también negativas que los ayudan a crecer, y  que no tendrían, por ejemplo, en la seguridad de un hogar, y que tal vez, muchos niños echarían en falta.

    Aspectos positivos de la educación en casa

    • Según datos estadísticos, los niños educados en casa presentan una excelente preparación. La personalización del proceso enseñanza-aprendizaje promueve la correcta adquisición de los conocimientos, de modo que muchos chicos y chicas llegan perfectamente preparados para poder acceder a la universidad si así lo desean.
    • Son niños más maduros a la hora de tomar decisiones, cuentan con una mayor autoestima y seguridad personal.
    Boy reading book
    Para concluir, cada familia es responsable de la educación de sus hijos, así pues, conociendo su propia realidad personal y si si así lo desea, puede perfectamente asumir esta opción, en la cual, el primer paso será siempre informarse y disponer de la máxima ayuda que organismos como la Plataforma por la Libertad Educactivapueden ofrecer con total tranquilidad.
    Asimismo, la escuela ordinaria sigue siendo esa institución en la que seguimos confiando, y donde educadores, padres, madres y la propia sociedad, nunca dejará de luchar por ella para que mejore, para que sea más sensible, sabia y acogedora para educar a nuestros niños.

    martes, 15 de marzo de 2016

    Interview avec Laura Mascaró Rotger - Les Plumes

    Magazine Les Plumes




    Bien que l’instruction en famille ne soit pas un choix éducatif légal en Espagne, les familles espagnoles sont chaque année plus nombreuses à choisir ce mode d’instruction. Nous sommes allés à la rencontre de Laura Mascaró Rotger, juriste et porte-parole de la liberté éducative en Espagne.


    Comment en êtes-vous venue à vous intéresser à l’instruction en famille ?

    Laura Mascaró Rotger : J’avais entendu parler de l’instruction à domicile, je pensais que c’était quelque chose qui, en fait, n’existait qu’aux États-Unis et je n’en savais pas grand-chose. Je ne savais pas que cela se faisait aussi en Espagne. Quand mon fils aîné est né (en 2005), je me suis intéressée aux méthodes d’enseignement qu’utilisent les parents non scolarisants et j’en ai utilisé quelques unes avec mon fils, en parallèle de la crèche. Je lui ai appris à lire et d’autres choses avec la célèbre méthode Doman et, dans le même temps, j’ai pris l’habitude de lire des blogs de familles qui éduquaient leurs enfants sans école, ainsi cela m’a attirée de plus en plus. J’ai découvert qu’il y avait des familles non scolarisantes en Espagne et pratiquement partout dans le monde. J’ai lu des livres, regardé des reportages et j’ai dévoré toute l’information que je pouvais trouver sur ce sujet. Enfin, en 2008, j’ai sorti mon fils de la crèche (il avait 3 ans et demi) et il n’a jamais été scolarisé depuis. Par la suite, je suis devenue militante et, sans l’avoir prévu, c’est devenu mon métier.
    Quelle est la situation de l’instruction en famille en Espagne ?
    L. M. R. : Socialement, l’instruction en famille est un phénomène qui ne cesse de croître. Chaque année, il y a des familles qui choisissent de ne pas scolariser ou de déscolariser leurs enfants (de la même façon, chaque année, de plus en plus d’ « écoles libres » avec des pédagogies actives sont créées). Au cours des dernières années, j’ai aussi remarqué une plus grande connaissance et l’acceptation de ce mode d’instruction par la société en général. L’instruction à domicile n’est plus considérée comme quelque chose d’étrange, de marginal ou de dangereux. Cependant, sur le plan juridique, nous avons une situation assez compliquée. Non seulement la loi ne prévoit pas cette option éducative, mais elle impose de scolariser pendant 10 ans (de 6 ans à 16 ans) et considère que « scolariser » signifie le faire dans un établissement en présentiel agréé par l’État. Cependant, le fait est qu’il n’y a pas de persécution active de la part des autorités. La plupart des familles n’ont jamais aucun problème sur le plan juridique, bien que certaines aient été contraintes de scolariser leurs enfants. Le principal problème en Espagne, ce n’est pas que la loi impose de scolariser, mais que nous sommes dans une situation d’insécurité juridique : ni les familles, ni les administrations elles-mêmes ne savent très clairement ce qui peut être fait et dans quelles conditions, ou ce qui est vraiment interdit et comment poursuivre les familles et les condamner. L’incertitude juridique – c’est-à-dire lorsque la loi est floue – est le pire qui puisse arriver dans un état de droit démocratique.
    Comment s’organise le tissu associatif espagnol autour de l’instruction en famille ?
    L. M. R. : De ce que je sais, il y a trois associations de homeschoolers : une nationale, une régionale en Catalogne, et une de chrétiens évangéliques. De plus, en 2012, nous avons créé la Plateforme pour la Liberté Éducative, qui n’est pas exclusivement dédiée à l’instruction en famille mais a une section qui lui est consacrée. Il y a aussi beaucoup de groupes au niveau local et régional, mais ils ne sont pas formalisés en tant qu’associations. Ce sont surtout des groupes pour organiser des rencontres entre les familles et diverses activités. Il y a des groupes très actifs dans plusieurs zones du pays, mais la population étant dispersée, dans certaines zones il y a très peu de familles qui instruisent leurs enfants à domicile et elles sont un peu isolées, ce qui limite les possibilités d’interaction avec d’autres familles.
    Parlez-nous de la Plateforme pour la Liberté Éducative : en quoi se différencie-t-elle des associations pour l’instruction en famille?
    L. M. R. : La Platerforme pour la Liberté Éducative (PLE) a été fondée au début de l’année 2012 par un groupe de parents préoccupés par la situation de l’instruction en famille en Espagne puisque, n’étant pas réglementée par la loi, certaines familles rencontrent des problèmes tant au niveau administratif que juridique. En outre, nous nous sommes rendu compte que beaucoup de familles, en Espagne, font le choix de l’instruction à domicile parce qu’elles n’ont pas trouvé dans le système scolaire l’attention dont leurs enfants ont besoin (que ce soit des besoins éducatifs particuliers, ou bien après avoir été victimes de harcèlement scolaire, ou encore un échec scolaire injustifié), c’est pourquoi nous avons décidé d’élargir les objectifs de la PLE à ces situations-là. Aujourd’hui, nous avons trois sections qui fonctionnent de manière indépendante bien qu’interconnectée : celle de l’instruction en famille, celle des enfants à haut potentiel et celle du système scolaire. Nous mettons l’accent sur les choses que nous considérons mal faites en Espagne dans ces trois domaines et, bien sûr, nous proposons des alternatives, c’est-à-dire que nous fournissons une critique constructive. Nous n’entendons pas dire aux familles comment éduquer leurs enfants et nous ne les jugeons pas sur les décisions qu’elles prennent. Notre démarche se reflète dans le documentaire Educación a la carta – La revolución pendiente (ndt: L’éducation à la carte – La révolution en cours) que nous avons réalisé et qui est en accès libre sur Youtube.
    Vous animez des ateliers et des cours pour se déscolariser intérieurement. De quoi s’agit-il ? Pourquoi est-ce important de se déscolariser pour instruire ses enfants en famille ?
    L. M. R. : J’appelle « déscolarisation intérieure » le processus personnel par lequel nous nous défaisons des apprentissages implicites de l’école. C’est-à-dire de ces choses que nous avons apprises à l’école mais qui n’étaient pas ce que nous étions censés apprendre : ne pas parler sans y être autorisé, le fait qu’il n’y ait qu’une seule réponse correcte, que l’erreur est une chose dont on doit avoir honte, que l’estime de soi dépend de la validation des autres (et principalement du maître dans ce cas), qu’il n’y a qu’une bonne façon d’apprendre, etc. Cela a surtout deux facettes : l’une mentale ou intellectuelle, et l’autre émotionnelle et psychologique. Quand on instruit en famille, il est important de passer par ce processus de déscolarisation intérieure pour ne pas répéter les schémas appris, c’est-à-dire ne pas reproduire l’école à la maison. Mais, en outre, il est important que les professeurs et les parents des enfants qui vont à l’école passent aussi par ce processus. De cette façon, ils acquièrent une vision plus fraîche et plus libre de ce que devrait être l’éducation. Ainsi, ils rompent avec le cercle vicieux de trois siècles d’enseignement traditionnel. Alors que, au départ, j’organisais mes ateliers pour les parents qui commençaient ou allaient commencer l’instruction en famille, dès la première édition des professeurs et des parents qui n’avaient pas l’intention de déscolariser leurs enfants ont assisté aux ateliers. J’ai d’abord pensé que je n’avais rien à leur offrir, mais, curieusement, il en a résulté que les ateliers leur étaient beaucoup plus profitables qu’aux parents qui savaient déjà qu’ils allaient éduquer leurs enfants à domicile. Alors, maintenant, je me concentre plus sur eux et je leur montre quels principes de l’instruction en famille, ou plus précisément du unschooling, peuvent être appliqués à l’éducation de leurs enfants scolarisés, ou de leurs élèves dans le cas de professeurs ou d’étudiants en pédagogie.
    Karine Povert
    Interview et traduction
    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...