domingo, 29 de noviembre de 2015

4 preguntas sobre educación


Un periódico que quería hacer un reportaje sobre la educación alternativa en España nos remitió estas cuatro preguntas de las cuales, como es habitual en el periodismo, sólo usó una pequeña parte (que destacamos con subrayado).

Por su interés para nuestros socios y simpatizantes, y porque aclaran la posición de la PLE, reproducimos las respuestas ofrecidas por nuestra presidenta Laura Mascaró en su totalidad.





Una breve valoración de las opciones educativas que tienen las familias en España.

El sistema educativo español, lamentablemente, se caracteriza por su rigidez y su falta de permeabilidad. La libertad de enseñanza reconocida en la Constitución se ve sumamente restringida en su desarrollo normativo y en la interpretación que hace el Tribunal Constitucional. Esa libertad constitucional se limita a tres derechos:

1) el derecho a la libre elección de centro docente
2) el derecho a la libre creación de centros
3) el derecho a la libertad de cátedra

La normativa que regula la creación de centros es tan amplia y estricta que hace inviable la creación de centros diferentes lo cual, a su vez, incide negativamente en la libertad de elección de centros.
A efectos prácticos, las familias españolas sólo pueden optar por centros presenciales homologados por el Estado; por tanto, no cabe la educación en casa, ni la educación a distancia, ni los centros presenciales que, por no cumplir los requisitos legales de creación de centros, no pueden ser homologados.

Aún así, las familias que no se conforman con la educación convencional suelen encontrar alternativas válidas, como mostramos en el documental “Educación a la carta (la revolución pendiente)”.



¿Es cierto que cada vez hay más modelos educativos "alternativos" en España? ¿Se cubre actualmente la demanda o estamos aún muy lejos?

Sí. Todos los años aparecen nuevos centros que solemos llamar “escuelas libres” y que por lo general no pueden optar a la homologación como centro docente español. Algunos se homologan como centros extranjeros (normalmente vía Estados Unidos, Reino Unido o Panamá) y otros siguen su andadura fuera de la legalidad.

Precisamente porque la demanda es alta, no dejan de surgir nuevas escuelas libres y, paulatinamente, también en las escuelas convencionales están permeando  ciertas pedagogías y metodologías alternativas. Véase, por ejemplo, las escuelas infantiles que implementan herramientas de la pedagogía Montessori, las escuelas de Primaria que fomentan el aprendizaje por proyectos, o el proyecto Horizonte 2020 de las escuelas jesuitas.



¿Qué país es un modelo a seguir para vosotros? ¿Por qué?

No hay un país cuyo sistema recomendaríamos copiar en bloque porque consideramos fundamental que el sistema se ajuste a la perfección a las características del lugar donde ha de aplicarse. Así, diferentes países tienen diferentes aspectos que podrían adoptarse en España, como la aceptación de variadas pedagogas en Alemania, la facilidad para la creación de centros de los Estados Unidos o la libertad para educar sin escuela (homeschooling) de Inglaterra. Pero, en general, cualquier país que tenga una legislación que de facilidades para crear diferentes tipos de centros, que cuente con diferentes itinerarios y gran permeabilidad entre ellos, y que admita la educación en casa nos parecería un buen modelo.



La mayoría de las escuelas alternativas que he consultado tienen tarifas mensuales que la mayoría de las familias no pueden pagar. ¿Se puede convertir en un modelo elitista?

La plaza de las escuelas libres no es más cara que la plaza en las escuelas públicas, pero la diferencia es que, en el primer caso, es la familia quien ha de desembolsar esa cantidad todos los meses, mientras que del gasto que suponen las escuelas públicas no somos conscientes porque no sale directamente de nuestro bolsillo sino que se paga vía impuestos. Una reforma integral del sistema escolar debería incluir necesariamente una reforma de su forma de financiación para que todas las familias tuvieran verdadera libertad a la hora de elegir.

No obstante, observamos una tendencia de la escuela convencional (tanto pública como concertada y privada) de copiar alguna elementos característicos de las escuelas libres, por lo que la diferencia entre ambos modelos se va acortando (elementos como el aprendizaje activo, la transversalidad, formas de evaluación como portafolios, etc).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...