martes, 20 de septiembre de 2016

La educación en casa en España crece en medio de un vacío legal - Huffington Post

La educación en casa en España crece en medio de un vacío legal



 |  Por

Mónica Fragueiro, una gallega de 44 años, aprovecha el verano para preparar el programa de aprendizaje de sus dos mellizas de 12 años. El año académico empieza el 1 de septiembre con regalos educativos y una foto de familia. Por las mañanas, clases teóricas; por las tardes, actividades extracurriculares. Y sin exámenes, porque cree que "un profesor sabe cual es el nivel de sus alumnos viendo el trabajo diario". Al llegar el verano, mientras prepara el siguiente año, las clases no paran, aunque se relajan.
Laura Mascaró, autora del documental Educación a la carta, sigue el método del unschooling -del inglés, "no escuela"- con su hijo de 11 años: no hay asignaturas y el curso no empieza en septiembre. "No separamos el aprendizaje del resto de la vida. Mi hijo está aprendiendo a multiplicar con una app de un ábaco japonés. Eso, para mí, es tan importante como grabar videos musicales con una amiga", explica. El único requisito era que supieran leer y escribir para poder acceder "a cualquier conocimiento". 
Son dos ejemplos en España de una opción educativa al alza: el homeschooling. La educación en el hogar -traducción del inglés- es una forma de enseñanza creciente en la mayoría de los países donde está presente, encabezados por EEUU, con más de 2,2 millones de estudiantes sin escolarizar
La mayoría de los estadounidenses que toman esta opción quieren inculcar un tipo de valores religiosos, pero también lo hacen para evitar el bullying, por insatisfacción con el sistema de enseñanza o por necesidades especiales (de los niños, si están enfermos, de los padres, si el trabajo les exige mudarse constantemente).
En España tiene poco calado, pero se observa la misma tendencia al crecimiento que en la mayoría de los países.
¿QUÉ DICE LA LEY ESPAÑOLA?
La Asociación de Defensa Legal de la Educación (HSLDA), un organismo de profesionales del Derecho estadounidense, cifra en 2.000 las familias de España que han tomado el camino de la enseñanza en casa. Las organizaciones españolas duplican ese número y hablan de 4.000. 
Las familias españolas se encuentran en una especie de vacío legal. La LOMCE, en dos de sus artículos, reza:
3.3. La educación primaria y la educación secundaria obligatoria constituyen la educación básica.
4.1. La enseñanza básica a la que se refiere el artícu­lo 3.3 de esta Ley es obligatoria y gratuita para todas las personas.
4.2. La enseñanza básica comprende diez años de escolaridad y se desarrolla, de forma regular, entre los seis y los dieciséis años de edad.
Sin embargo, los partidarios de la educación en el hogar se apoyan en la Constitución que, como norma superior, tendría predominio sobre la anterior. Y dice al respecto, en su artículo 27:
1.Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza.
3. Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.
4. La enseñanza básica es obligatoria y gratuita.
Y en el artículo 10.2. Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España.
Este último punto les sirve para señalar al 26.3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: "Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos."
"Si se interpreta la ley literalmente, obliga a escolarizar. Pero en la práctica no hay persecución. A veces llaman los Servicios Sociales, pero saben distinguir si un niño está o no bien atendido. Lo peor que te puede pasar es que te obliguen a escolarizarlo", señala Laura Mascaró, presidenta de la Plataforma por la Libertad Educativa.
Algunas familias españolas han recibido asesoramiento legal de la HSLDA y han conseguido que los jueces dictaminen a su favor en casos aislados. Otros se han visto forzados a escolarizar o llevan el homeschooling de forma encubierta.

CARACTERÍSTICAS DE LAS FAMILIAS HOMESCHOOLERS
Michael Donnelly, abogado y colaborador de la HSLDA, ha revelado a El Huffington Post que las familias homeschoolers en España suelen ser "jóvenes, de menos de cuatro hijos y de medios humildes" que percibían hostilidad en el entorno escolar o sentían que sus hijos recibirían mejor educación si no era institucional.
"Creemos que hay otra manera de aprender, más respetuosa con las formas y los ritmos de los niños", mantiene Mónica Fragueiro, que administra Homeschooling Spain. Sus dos mellizas ya no reciben educación en casa. Hace tres años se incorporaron a la escuela junto a su hermano pequeño. "Nosotros fuimos forzados a escolarizar. Cuando te amenazan con retirarte la custodia de tus hijos, haces lo que sea", explica.
cuarto monica
Una de las aulas de aprendizaje de la casa de Mónica Fragueiro.
En sus 12 años en el entorno de los homeschoolers, señala que suelen ser familias numerosas porque no tienen problemas para tener hijos por falta de conciliación, ya que no están "institucionalizados". Suelen aplicar el método de "crianza con apego": entienden que la sociedad actual fomenta el desapego y persiguen "una vuelta a la manada". Mascaró, que continúa educando en casa, lo ve normal: "Dejan a los niños elegir lo que hacen y el cole es un choque frontal con esos valores". Ella se identifica en cierta manera con la crianza con apego: dio el pecho y durmió con su hijo hasta que éste quiso y no le castiga.
Los motivos para elegir el homeschooling son variados. Una encuesta del año 2009 descubrió que la mayoría escogían esta opción por diferencias pedagógicas. La razón de Mascaró para sacar a su hijo del sistema tradicional de enseñanza es "de los más habituales en España": que en el colegio les fue mal y no había opciones.
Las familias siguen métodos de enseñanza muy variados, normalmente de forma ecléctica, cogiendo de varios. "El más usual en España es el Montessori, seguido del Waldorf. Se está poniendo de moda el de Charlotte Mason y otros optan por un modelo tradicional y siguen el temario oficial pero en casa", detalla Fragueiro.
hijo mascaro graba
El hijo de Laura Mascaró grabando en su casa con una Super8.
La educación en el hogar va reduciéndose en la adolescencia por expreso deseo de los menores, que desean acudir con sus amigos a clase, pero también para que puedan sacarse el título oficial. ¿Son partidarios sus padres de que se sometan a exámenes? "¡Qué pregunta más difícil! Es muy controvertido en este ámbito", admite Fragueiro. "La mayoría somos conscientes de que la Administración tiene que garantizar que los menores están siendo educados", opina.
LAS VENTAJAS DE LA EDUCACIÓN EN EL HOGAR
Libertad de contenidos y horarios: Es la principal ventaja que destaca Fragueiro, que "la educación en casa es personalizada, algo imposible en las aulas pero que recomiendan todos los expertos". "Puedes elegir los tiempos de aprendizaje, los horarios, los contenidos, los materiales... Aprenden rápido porque lo hacen cuando quieren, no porque tengan que aprobar. No matas su curiosidad y puedes localizar a tiempo y desarrollar sus habilidades", coincide Mascaró. 
Como contraste, destacan que "muchos alumnos del colegio tradicional necesitan ir a academias de refuerzo para que se lo vuelvan a explicar todo después de clase". Los homeschoolers, por su parte, también tienen clases extraacadémicas de materias o aficiones a las que los padres no llegan, mates avanzadas, idiomas, música, pintura, etc.
hijas monica
Las hijas de Fragueiro, en el aula de su casa.
Mejores resultados: Es uno de los puntos más defendidos por los partidarios del homeschooling: entre un 15 y un 30% más que los menores escolarizados, según un estudio de EEUU del Instituto de Investigación sobre la Educación en el Hogar. Para Mascaró, "es muy fácil entender por qué tienen más nivel: han aprendido a su ritmo, cuando estaban preparados o tenían el interés para hacerlo". Asegura que, aunque a los nueve años algunos no saben leer, en la adolescencia ya no hay diferencia.
José Luis Pazos, presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), se muestra escéptico frente a esos datos: "Los que esgrimen este argumento no tienen datos que lo demuestren, no hay estudios rigurosos al respecto. También hay niños escolarizados que tienen unos resultados excelentes".
Valores: Donnelly, de la HSLDA, señala que los niños educados en casa "están menos expuestos a la influencia negativa de sus compañeros y desarrollan relaciones más positivas con sus familiares y su entorno". Estudios de EEUU les dan la razón, ya que apuntan que los adultos que fueron homeschoolers están más implicados en su comunidad y demuestran mayor tolerancia ideológica.
Por otro lado, en casa no hay bullying que es "una de las principales razones por las que se desescolariza a los niños", según Fragueiro. Además, los niños educados en casa no se organizan por edad. "No tienen problema en jugar con niños más pequeños o más mayores, mientras que los otros reproducen lo que ocurre en el colegio y se juntan por edades", explica.
Coste: Según la creadora de Homeschooling Spain, es más barato educar en casa porque se ahorran cientos de euros en material escolar. "El gasto se produce de manera paulatina y no tenemos que cambiar de libros según la ley educativa", explica.
LOS PROBLEMAS DE LA EDUCACIÓN EN EL HOGAR
Entre los textos más críticos con la educación en casa está el de Catherine J. Ross, profesora de Derecho de la Universidad George Washington. Publicado en 2010 y titulado Desafíos fundamentalistas a los valores democráticos: retirada y educación en el hogar, se centra en el caso de EEUU, donde es común la intolerancia -sobre todo religiosa, pero también ideológica- de los padres que optan por ese método. 
"Cuando los padres eligen no enrolar a sus hijos en la escuela pública, éstos casi siempre reciben una educación sectaria", reza el texto. Muchos padres lo hacen "para que sus hijos no estén expuestos a otras creencias y valores. Así se aíslan de mensajes que les contradicen. Ross es una gran defensora de la escuela pública, que "ofrece puntos de vista alternativos que son esenciales para el sistema democrático", y aboga por regular y controlar de forma estricta el homeschooling y que se acuerde un mínimo de contenidos curriculares para impartir tolerancia a la diversidad y valores democráticos. 
"Cuando los padres eligen no enrolar a sus hijos en la escuela pública, éstos casi siempre reciben una educación sectaria", critica Ross.
Los padres españoles aseguran que en España el fundamentalismo es casi inexistente. "El tópico en EEUU es que eres ultrarreligioso y aquí que eres hippie o antisistema, pero no es verdad", sostiene Mascaró. "En Madrid somos un grupo habitual de 50 familias en las que hay médicos, abogados, carpinteros... de todo", asegura. "En 12 años de homeschooling y habiendo vivido en tres comunidades autónomas, he encontrado solo una familia así. No entiendo ese miedo al adoctrinamiento en España, donde la educación religiosa se imparte en las escuelas e incluso puntúa", plantea Fragueiro.
"No entiendo ese miedo al adoctrinamiento religioso en España, donde la educación religiosa se imparte en las escuelas e incluso puntúa para la nota", plantea Fragueiro.
Aunque no hay cifras oficiales, desde el Defensor del Menor señalan que no han recibido quejas ni denuncias respecto a la educación en el hogar, y no se posicionan sobre el tema porque no hay estudios. "No afecta a un número significativo de gente", sostienen. 
Las grandes críticas que se le hace al homeschooling se centran en las capacidades de los padres, la falta de interacción con otros niños y que recluye a las mujeres de nuevo en casa. 
FALTA DE PREPARACIÓN PEDAGÓGICA: "Consideramos que los niños se tienen que educar en centros homologados por profesionales de la enseñanza, ya que lo importante no solo es el contenido sino cómo transmitirlo", señala Pazos, de CEAPA. El sindicato de profesores ANPE coincide: "No es lo mismo saber que saber enseñar. Los profesores son profesionales que han recibido formación en Pedagogía, Didáctica, Psicología y son especialistas en determinadas materias y etapas educativas".
mascaro hijo
El hijo de Laura Mascaró hace un proyecto de carpintería con su padre.
Pero Donnelly, de la HSLDA, cree que los niños son aprendices naturales y no necesitan educadores certificados. "En vez de tratar a cada persona de forma individual, la educación institucionalizada deshumaniza a los niños tratándolos como materias primas de una fábrica". Mascaró señala que "tampoco somos nutricionistas ni cocineros y alimentamos a nuestros hijos".
"Nos dicen que el cole es el único método válido de enseñanza pero también que los que hemos recibido esa educación no somos aptos enseñar a leer o escribir", se queja Fragueiro. Hay casos que califica como "kafkianos", padres homeschoolers que también son profesores del sistema escolar. "¿Pueden enseñar a los hijos de los demás pero no a los suyos? Es surrealista", lamenta. 
FALTA DE INTERACCIÓN SOCIAL: Pazos señala que la educación no es solamente curricular, es un proceso de socialización, y esa falta es el mayor problema que acarrean los niños no escolarizados. "Se pierden la vida, la diversidad, la pluralidad de conocer a niños que no son como ellos y familias que no son como la suya", señala. ANPE coincide en que "compartir materiales y juegos, tener modelos diferentes a los padres… Es esencial para el desarrollo afectivo del niño."
Pazos admite que es cierto que el modelo educativo tradicional está obsoleto. "Pero no podemos afirmar que el modelo de esos padres no lo esté, ya que no se someten a ningún control. No se puede aislar a los niños en una burbuja y huir de todo lo que no les gusta. Hay que implicarse en los centros para mejorarlos", indica.
Las familias que educan en casa defienden que entre ellos hay mucha diversidad "de nacionalidades, recursos, razas e ideologías", y que sus hijos también tienen actividades extracadémicas por las tardes en las que socializan. "En general, nuestros hijos tratan con más tipos de personas que el que va al cole y solo se relaciona con los 25 de su clase. Los padres homeschoolers viajan mucho. Son diferentes formas de entender la diversidad", sostiene Mascaró.
Aunque admite que las familias que educan en casa a veces se sienten solas porque son pocas, Mascaró cree que el problema de socialización lo tienen los menores escolarizados: "Si el 99% de los amigos de tu hijo va al cole entre cinco y siete horas y luego tiene un montón de deberes y actividades, ¿en qué momento van a relacionarse con él?", se pregunta.
EL PAPEL DE LAS MADRES: Una de las acusaciones que arrastra la educación en el hogar es que fomenta que las mujeres se queden en casa: el 81% de los progenitores que se hacen cargo de la formación de sus hijos son las madres, según datos de EEUU. Donnelly, de la HSLDA, sostiene: "Las madres que invierten en sus hijos contribuyen de forma vital a la sociedad. Nadie las obliga a quedarse en casa, ellas eligen hacerlo. Sugerir que valen menos que las que trabajan es decir que la maternidad no es una ocupación respetable".
Fragueiro, diseñadora freelance, cree que a las mujeres se las encasilla: "Antes debían quedarse en casa a cuidar de los hijos y limpiar. Ahora hay que trabajar 10 horas por un sueldo insuficiente y explotar a otra persona para que cuide a los niños. ¿Cuál es la opción correcta? Pues que podamos elegir cómo queremos que vaya nuestra vida. Es verdad que el homeschooling recae en la madre, pero no me parece algo reprochable. Educar ciudadanos es algo importante, tanto, que el Gobierno no nos deja hacerlo. Igual tenemos otra conexión con los hijos... ", plantea.
El 81% de los progenitores que se hacen cargo de la formación de sus hijos son las madres, según datos de EEUU.
"El derecho a la mujer al trabajo no es una obligación", concuerda Mascaró, que era abogada antes de educar en casa. "Aunque mi carrera me gustaba mucho, mi prioridad era mi hijo. En las familias homeschoolers hay mucha comunicación, tanto entre la pareja como con los hijos. Las decisiones se toman consensuadas. Quizá recaiga más en las mujeres porque tenemos más vocación de servicio". Destaca también que "muchas de las que se quedan en casa luego acaban desarrollando negocios por Internet o se reinventan laboralmente". Como ella, que se ha dedicado durante años a asesorar a otros padres que educan en el hogar. "Ahora hago talleres en los que enseño los beneficios del unschooling. También hago vídeos corporativos y documentales", explica.
¿Cuál es la reivindicación de estos padres? "No estamos en contra del colegio ni de los profesores. Me dan mucha envidia las familias de EEUU que todos los años dan la opción a sus hijos de si quieren ir a un centro o se quedan en casa. Que pueden probar el cole sabiendo que podrán salir después, si quieren. O los países en los que van al cole a tiempo parcial, por ejemplo para dar mates y física. Para mi eso sería ideal", reconoce Mascaró.
SITUACIÓN LEGAL EN EL MUNDO: La educación en el hogar es legal en países de todos los continentes. En Europa es donde tiene mayor presencia: Austria, Bélgica, Luxemburgo, Polonia, República Checa, Hungría, Rumanía, Lituania, Estonia, Eslovaquia, Eslovenia, Ucrania, Rusia, Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega, Francia, Italia, Suiza, Portugal, Irlanda y Reino Unido. Otros países con importantes comunidades de homeschoolers son Canadá, EEUU, Australia, Nueva Zelanda, Colombia, México, India e Indonesia.

viernes, 9 de septiembre de 2016

viernes, 24 de junio de 2016

Educación en casa y pedagogía Waldorf






Entrevistas telefónicas a Laura Mascaró y Xavier Alà dentro del programa El Confesionario, de Viva la Radio, Tenerife (emisora de Diario de Avisos), sobre educación en familia y pedagogía Waldorf, el lunes 20 de junio de 2016.

miércoles, 30 de marzo de 2016

miércoles, 23 de marzo de 2016

Homeschooling (educación en casa) una opción para muchas familias

Publicado por Valeria Sabater en Madres Hoy.

A pesar de que a muchos les parezca extraño, la opción del  homeschooling o escuela en casa es una alternativa que, según datos de ALE (Asociación para la  libre educación) han elegido ya más de 2.000 familias en España. Desde “Madres Hoy” no queremos defender un estilo educativo por encima de otro, cada padre y cada madre está en su responsabilidad de elegir qué tipo de educación desea ofrecer a sus hijos. Nuestro propósito es solo informar sobre este tipo de enfoques presentes en toda sociedad, y que siempre es adecuado conocer.
La razón por la cual muchas familias optan por el homeschooling es sencilla: consideran que el sistema educativo actual no “educa” ni está enfocado en las necesidades reales del niño. En países como Estados Unidos, por ejemplo, este tipo de enseñanza está más normalizada y muchas universidades aceptan a los “homeschoolers” antes que a los alumnos educados en institutos públicos porque consideran que están más preparados. No obstante, existen muchos matices sobre los que debemos hablar y que te explicamos a continuación.

Homeschooling, cuando la escuela ordinaria no es una buena opción para muchas familias

Young boy doing his homework
Muchos de nosotros ni tan solo nos lo planteamos. Cuando un niño llega a la edad en la que debe ser escolarizado, buscamos plaza en ese centro que más cerca quede de casa o que más se ajuste a las expectativas educacionales que deseamos que nuestros hijos asuman.
Ahora bien… ¿qué hace que un padre o una madre opte por educar a sus hijos en casa? Veamos las dimensiones más habituales que definen esta opción:
  • La escuela ordinaria no cubre el desarrollo emocional de un niño. La organización académica y curricular no se ajusta a la realidad social más cercana en la que todos vivimos. La vida no se organiza en asignaturas, la vida no nos convierte en aptos solo por dominar la tabla de multiplicar o conocer qué ríos pasan por Europa.
  • El aprendizaje de las aulas está automatizado y completamente descontextualizado de la realidad. Los centros no educan para dar al mundo adultos maduros emocionalmente y aptos para llevar a cabo su propia vida, los centros educan para dar al niño una calificación. Si uno no llega a unos mínimos básicos entonces se le considera “no apto para la sociedad”.
Estos son los ejes básicos por los cuales, las familias optan por el homeschooling. Ahora bien, según Laura Mascaró, abogada, escritora y fundadora de la plataforma “Por la Libertad Educativa“, muchas familias ven esta alternativa con cierto temor. A pesar de que aceptan estos principio y que no desean delegar en terceros algo tan importante como la educación de sus niños, la propia sociedad (sobre todo la española) aún no concibe del todo esta opción.

Pros y contras sobre la educación en casa

homeschooling educación en casa

Inconvenientes sobre el homeschooling

  • A día de hoy, y al menos en España, no hay un reconocimiento legal explícito sobre el tema. Además de ello, algo a lo que deben enfrentarse también las familias es a hecho de “tener que dar continuas explicaciones” a amigos, conocidos o familiares. La escuela se alza muchas veces como una institución sagrada,  como un eje vertebrador en toda sociedad que nadie pone en duda. Cuando en realidad, no siempre ofrece la mejor respuesta a muchos niños.
  • Alguna familias que han decidido “desescolarizar” a sus hijos, es decir, optar por la educación en casa se han visto perseguidas por la administración.
  • Otro aspecto a tener en cuenta es que para optar por la educación en casa, los padres y las madres deben estar preparados y capacitados para orientar el aprendizaje de sus hijos. Se necesita tiempo, estructuración, conocimientos, hábitos y materiales. Unas competencias que no todas las familias disponen.
  • Otro inconveniente a tener en cuenta es que según nos indican muchos pedagogos, la escuela no deja de ser el primer círculo social al que un niño debe hacer frente. Es el primer contacto con la sociedad donde va a tener que asumir competencias que van más allá de las académicas, tales como hacer amigos, competir, asumir una autoridad, y adquirir todas esas experiencias vitales positivas y también negativas que los ayudan a crecer, y  que no tendrían, por ejemplo, en la seguridad de un hogar, y que tal vez, muchos niños echarían en falta.

Aspectos positivos de la educación en casa

  • Según datos estadísticos, los niños educados en casa presentan una excelente preparación. La personalización del proceso enseñanza-aprendizaje promueve la correcta adquisición de los conocimientos, de modo que muchos chicos y chicas llegan perfectamente preparados para poder acceder a la universidad si así lo desean.
  • Son niños más maduros a la hora de tomar decisiones, cuentan con una mayor autoestima y seguridad personal.
Boy reading book
Para concluir, cada familia es responsable de la educación de sus hijos, así pues, conociendo su propia realidad personal y si si así lo desea, puede perfectamente asumir esta opción, en la cual, el primer paso será siempre informarse y disponer de la máxima ayuda que organismos como la Plataforma por la Libertad Educactivapueden ofrecer con total tranquilidad.
Asimismo, la escuela ordinaria sigue siendo esa institución en la que seguimos confiando, y donde educadores, padres, madres y la propia sociedad, nunca dejará de luchar por ella para que mejore, para que sea más sensible, sabia y acogedora para educar a nuestros niños.

martes, 15 de marzo de 2016

Interview avec Laura Mascaró Rotger - Les Plumes

Magazine Les Plumes




Bien que l’instruction en famille ne soit pas un choix éducatif légal en Espagne, les familles espagnoles sont chaque année plus nombreuses à choisir ce mode d’instruction. Nous sommes allés à la rencontre de Laura Mascaró Rotger, juriste et porte-parole de la liberté éducative en Espagne.


Comment en êtes-vous venue à vous intéresser à l’instruction en famille ?

Laura Mascaró Rotger : J’avais entendu parler de l’instruction à domicile, je pensais que c’était quelque chose qui, en fait, n’existait qu’aux États-Unis et je n’en savais pas grand-chose. Je ne savais pas que cela se faisait aussi en Espagne. Quand mon fils aîné est né (en 2005), je me suis intéressée aux méthodes d’enseignement qu’utilisent les parents non scolarisants et j’en ai utilisé quelques unes avec mon fils, en parallèle de la crèche. Je lui ai appris à lire et d’autres choses avec la célèbre méthode Doman et, dans le même temps, j’ai pris l’habitude de lire des blogs de familles qui éduquaient leurs enfants sans école, ainsi cela m’a attirée de plus en plus. J’ai découvert qu’il y avait des familles non scolarisantes en Espagne et pratiquement partout dans le monde. J’ai lu des livres, regardé des reportages et j’ai dévoré toute l’information que je pouvais trouver sur ce sujet. Enfin, en 2008, j’ai sorti mon fils de la crèche (il avait 3 ans et demi) et il n’a jamais été scolarisé depuis. Par la suite, je suis devenue militante et, sans l’avoir prévu, c’est devenu mon métier.
Quelle est la situation de l’instruction en famille en Espagne ?
L. M. R. : Socialement, l’instruction en famille est un phénomène qui ne cesse de croître. Chaque année, il y a des familles qui choisissent de ne pas scolariser ou de déscolariser leurs enfants (de la même façon, chaque année, de plus en plus d’ « écoles libres » avec des pédagogies actives sont créées). Au cours des dernières années, j’ai aussi remarqué une plus grande connaissance et l’acceptation de ce mode d’instruction par la société en général. L’instruction à domicile n’est plus considérée comme quelque chose d’étrange, de marginal ou de dangereux. Cependant, sur le plan juridique, nous avons une situation assez compliquée. Non seulement la loi ne prévoit pas cette option éducative, mais elle impose de scolariser pendant 10 ans (de 6 ans à 16 ans) et considère que « scolariser » signifie le faire dans un établissement en présentiel agréé par l’État. Cependant, le fait est qu’il n’y a pas de persécution active de la part des autorités. La plupart des familles n’ont jamais aucun problème sur le plan juridique, bien que certaines aient été contraintes de scolariser leurs enfants. Le principal problème en Espagne, ce n’est pas que la loi impose de scolariser, mais que nous sommes dans une situation d’insécurité juridique : ni les familles, ni les administrations elles-mêmes ne savent très clairement ce qui peut être fait et dans quelles conditions, ou ce qui est vraiment interdit et comment poursuivre les familles et les condamner. L’incertitude juridique – c’est-à-dire lorsque la loi est floue – est le pire qui puisse arriver dans un état de droit démocratique.
Comment s’organise le tissu associatif espagnol autour de l’instruction en famille ?
L. M. R. : De ce que je sais, il y a trois associations de homeschoolers : une nationale, une régionale en Catalogne, et une de chrétiens évangéliques. De plus, en 2012, nous avons créé la Plateforme pour la Liberté Éducative, qui n’est pas exclusivement dédiée à l’instruction en famille mais a une section qui lui est consacrée. Il y a aussi beaucoup de groupes au niveau local et régional, mais ils ne sont pas formalisés en tant qu’associations. Ce sont surtout des groupes pour organiser des rencontres entre les familles et diverses activités. Il y a des groupes très actifs dans plusieurs zones du pays, mais la population étant dispersée, dans certaines zones il y a très peu de familles qui instruisent leurs enfants à domicile et elles sont un peu isolées, ce qui limite les possibilités d’interaction avec d’autres familles.
Parlez-nous de la Plateforme pour la Liberté Éducative : en quoi se différencie-t-elle des associations pour l’instruction en famille?
L. M. R. : La Platerforme pour la Liberté Éducative (PLE) a été fondée au début de l’année 2012 par un groupe de parents préoccupés par la situation de l’instruction en famille en Espagne puisque, n’étant pas réglementée par la loi, certaines familles rencontrent des problèmes tant au niveau administratif que juridique. En outre, nous nous sommes rendu compte que beaucoup de familles, en Espagne, font le choix de l’instruction à domicile parce qu’elles n’ont pas trouvé dans le système scolaire l’attention dont leurs enfants ont besoin (que ce soit des besoins éducatifs particuliers, ou bien après avoir été victimes de harcèlement scolaire, ou encore un échec scolaire injustifié), c’est pourquoi nous avons décidé d’élargir les objectifs de la PLE à ces situations-là. Aujourd’hui, nous avons trois sections qui fonctionnent de manière indépendante bien qu’interconnectée : celle de l’instruction en famille, celle des enfants à haut potentiel et celle du système scolaire. Nous mettons l’accent sur les choses que nous considérons mal faites en Espagne dans ces trois domaines et, bien sûr, nous proposons des alternatives, c’est-à-dire que nous fournissons une critique constructive. Nous n’entendons pas dire aux familles comment éduquer leurs enfants et nous ne les jugeons pas sur les décisions qu’elles prennent. Notre démarche se reflète dans le documentaire Educación a la carta – La revolución pendiente (ndt: L’éducation à la carte – La révolution en cours) que nous avons réalisé et qui est en accès libre sur Youtube.
Vous animez des ateliers et des cours pour se déscolariser intérieurement. De quoi s’agit-il ? Pourquoi est-ce important de se déscolariser pour instruire ses enfants en famille ?
L. M. R. : J’appelle « déscolarisation intérieure » le processus personnel par lequel nous nous défaisons des apprentissages implicites de l’école. C’est-à-dire de ces choses que nous avons apprises à l’école mais qui n’étaient pas ce que nous étions censés apprendre : ne pas parler sans y être autorisé, le fait qu’il n’y ait qu’une seule réponse correcte, que l’erreur est une chose dont on doit avoir honte, que l’estime de soi dépend de la validation des autres (et principalement du maître dans ce cas), qu’il n’y a qu’une bonne façon d’apprendre, etc. Cela a surtout deux facettes : l’une mentale ou intellectuelle, et l’autre émotionnelle et psychologique. Quand on instruit en famille, il est important de passer par ce processus de déscolarisation intérieure pour ne pas répéter les schémas appris, c’est-à-dire ne pas reproduire l’école à la maison. Mais, en outre, il est important que les professeurs et les parents des enfants qui vont à l’école passent aussi par ce processus. De cette façon, ils acquièrent une vision plus fraîche et plus libre de ce que devrait être l’éducation. Ainsi, ils rompent avec le cercle vicieux de trois siècles d’enseignement traditionnel. Alors que, au départ, j’organisais mes ateliers pour les parents qui commençaient ou allaient commencer l’instruction en famille, dès la première édition des professeurs et des parents qui n’avaient pas l’intention de déscolariser leurs enfants ont assisté aux ateliers. J’ai d’abord pensé que je n’avais rien à leur offrir, mais, curieusement, il en a résulté que les ateliers leur étaient beaucoup plus profitables qu’aux parents qui savaient déjà qu’ils allaient éduquer leurs enfants à domicile. Alors, maintenant, je me concentre plus sur eux et je leur montre quels principes de l’instruction en famille, ou plus précisément du unschooling, peuvent être appliqués à l’éducation de leurs enfants scolarisés, ou de leurs élèves dans le cas de professeurs ou d’étudiants en pédagogie.
Karine Povert
Interview et traduction

domingo, 21 de febrero de 2016

Presentación del documental "Educación a la carta (La revolución pendiente)"




El 20/02/2016 presentamos el documental "Educación a la carta (La revolución pendiente)" en la sede del Instituto Juan de Mariana en Madrid. Contamos con la presencia de Juan Carlos Vila Alonso, Carmen Ibarlucea y Antonio Soria, colaboradores y participantes del documental.

Podéis ver el documental en Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=JwQHTXRS0jg

Y adquirir los extras (más de 2 horas de material) en Vimeo:
https://vimeo.com/ondemand/educacionalacartaextras





domingo, 17 de enero de 2016

Enséñame pero bonito


Participé en el documental "Enséñame pero bonito" que se estrenó en enero de 2015.

Comparto ahora varios fragmentos inéditos de mi entrevista para la cinta de Sara Moreno.

Hablo de unschooling, de legalidad, de socialización, de lo que considero que falla en el sistema escolar y de cuál es la situación del homeschooling en otros países.


martes, 5 de enero de 2016

La Homeschooling permite personalizar la educación del niño según sus intereses y necesidades



Publicado en https://besincro.wordpress.com/2016/01/05/la-homeschooling-permite-personalizar-la-educacion-del-nino-segun-sus-intereses-y-necesidades/

Entrevistamos a Laura Mascaró Rotger, Jurista, asesora y escritora. Fundadora de la Plataforma por la Libertad Educativa y defensora del Homeschooling.
Para los profanos…. ¿qué es el homeschooling?
Homeschooling significa, literalmente, escuela en casa, aunque muchas veces ni hacemos escuela ni lo hacemos en casa. Consiste en educar a los niños sin llevarlos a la escuela y eso es básicamente lo que nos define: la no escolarización. Dentro del homeschooling hay muchos tipos de familias, muchos motivos diferentes y muchas formas distintas de hacerlo.
¿Por qué has optado por este sistema educativo?
En nuestro caso fue por problemas con la escuela. Mi hijo fue a la guardería desde los 11 meses de edad hasta los 3 años y medio. Ahora bien, lo realmente importante no es porqué empezamos sino porqué decidimos continuar y porqué seguimos siete años después.
¿El homeschooling es legal? ¿No supone de hecho expulsar al niño del sistema educativo?
La normativa española exige que los niños estén escolarizados entre los 6 y los 16 años de edad, por lo que, técnicamente, no podemos considerar que el homeschooling sea una opción legalmente válida. No obstante, existe una cierta tolerancia por parte de las administraciones públicas, que no suelen perseguirlo de oficio.
¿Qué ventajas tiene? ¿Puede suponer problemas de socialización para el niño, tal y como mantienen algunos detractores?
La gran ventaja es que se puede personalizar la educación para cada niño teniendo en cuenta sus intereses, sus capacidades y sus necesidades. En relación con esto, otra ventaja es la flexibilidad, que es total, ya que si un método o una actividad no funcionan bien para un niño, no hay ningún inconveniente en dejarlo y cambiarlo por otro hasta encontrar los más adecuados.
La socialización depende siempre del carácter del niño, no de su escolarización. Hay niños escolarizados que no son especialmente sociables (lo cual tampoco es una característica negativa sino simplemente un rasgo de su personalidad). Además del carácter, el otro factor que influye en la socialización es el entorno en el que vives y las experiencias a las que te expones. Por ello decimos que los niños homeschoolers tienen una socialización mucho más rica, pues están en contacto con personas de edades muy variadas y viven situaciones que los niños escolarizados se pierden por el simple hecho de no disponer de tiempo para ello. Me refiero a que un niño no escolarizado normalmente hace actividades y acude a lugares con sus padres, como acompañarles a hacer recados y gestiones, por ejemplo, y además se reúne con otros homeschoolers que casi nunca van a tener su misma edad. A diferencia de ellos, los niños que van a la escuela son recluidos durante 6 o 7 horas diarias con otros niños de su misma edad.
¿Es un método educativo en sí mismo o se pueden aplicar métodos distintos dentro de esta forma de educación?
El homeschooling no es un método. Es simplemente el hecho de no escolarizar a los niños. Diría más, es el hecho de no escolarizar presencialmente, ya que algunos homeschoolers se sirven de escuelas a distancia. Existen muchas formas de educar sin escuela pero la gran mayoría de familias pueden considerarse eclécticas, es decir, que toman de cada método aquello que más les interesa creando así una suerte de nuevo método personalizado. Prácticamente se puede afirmar que no hay dos familias homeschoolers que lo hagan de la misma manera.
¿Crees que nuestro sistema educativo cumple las funciones y objetivos que exige la sociedad del siglo XXI?
El sistema escolar es tan grande y rígido que es inevitable que la sociedad se le adelante. La sociedad evoluciona a un ritmo cada vez más rápido, especialmente a causa de las nuevas tecnologías. Es prácticamente imposible que el sistema se adapte a los cambios a tiempo y es por eso que cada vez más familias deciden separarse del sistema y buscar o crear otras alternativas, como las escuelas libres y el homeschooling.
Desde tu experiencia personal, ¿cuáles son los principales problemas de la educación en nuestro país?
Si he de hablar desde mi experiencia diría que hay dos grandes problemas: el de las necesidades especiales no atendidas (falta de diagnóstico en ocasiones; o diagnósticos erróneos; o diagnósticos correctos pero inadecuada o inexistente tratamiento) y el de la completa desconexión del sistema escolar de la vida y los intereses de los niños (tanto en los contenidos como en las metodologías), lo que redunda en la desmotivación tanto de los niños como de los profesores. Existe también una gran falta de vocación en una mayoría de docentes que conlleva muchos otros problemas.
¿Por dónde pasan las soluciones para mejorar nuestra enseñanza?
Mi propuesta se basa en los siguientes puntos: Una toma de conciencia por parte de los padresde que el cambio es posible y de que está en su mano. Por desgracia todavía muchos padres se desentienden de la educación de sus hijos porque consideran que compete en exclusiva a la escuela. Otros padres quieren implicarse pero no saben muy bien qué pueden o deben hacer.
Una reforma integral de la carrera docente, empezando por un cambio en los requisitos de acceso a la carrera docente, pues en las últimas décadas se ha perdido en gran medida la vocación debido a que el acceso es demasiado fácil y no se toman en consideración las aptitudes ni las actitudes de los aspirantes. Además, no tendremos un buen sistema educativo si no tenemos buenos docentes.
Determinar claramente cuál es el objetivo de la educación. Esto es lo primero que debemos preguntarnos y responder: ¿qué es la educación y para qué sirve? ¿Qué espero que suceda con mi hijo cuando lo mando a la escuela o cuando decido educarlo en casa? Si no sabemos cuál es el objetivo difícilmente podremos establecer las medidas adecuadas para conseguirlo.
Devolver el contenido al lugar que le corresponde.En los últimos años se ha puesto tanto el énfasis en los procesos de aprendizaje que se ha relegado al contenido a un lugar sin importancia. El cómo se enseña y el cómo se aprende son sin duda importantes, pero el qué se enseña sigue siendo la clave de todo el proceso. ¿De qué sirve hacer de la enseñanza un proceso divertido si lo que se enseña no es algo útil, verdadero, necesario o importante? ¿De qué sirve enseñar el abecedario mediante juegos si no se aprende a comprender lo que se lee porque sólo se da importancia al proceso y no al contenido ni al resultado?
Simplificación de los requisitos de creación de centros docentes (para que la “libertad de creación de centros” sea real). Esto supondría, de facto, la legalización de las escuelas libres.
Exámenes libres para acceder a los títulos oficiales, sin requisito alguno (pues a día de hoy si un homeschooler está preparado a los 14 años, debe esperar hasta los 18 para poderse examinar de la ESO).
Creación de múltiples itinerarios dentro del sistema escolar y permeabilidad entre ellos(que puedas saltar de uno a otro y entrar y salir del sistema). La libertad, en definitiva, es el factor fundamental para que el cambio se produzca. Libertad para crear el centro educativo que uno estime conveniente; libertad para que cada familia elija el centro que prefiera para cada niño; libertad para educar sin escuela o con escolarización parcial (flexischooling).
¿Estamos preparados para enfrentarnos a los retos educativos y tecnológicos del siglo XXI?
A nivel individual por supuesto que estamos preparados. Quien no está preparado -y no sé si alguna vez lo estará- es el sistema como tal. Creo que la solución pasa por la acción individual, como padres o como docentes. Hacer lo que está en nuestra mano (que es mucho más de lo que tendemos a pensar) para que nuestros hijos tengan una buena educación hoy, pues los niños de hoy no pueden permitirse el lujo de esperar cuatro años o más hasta que el gobierno decida hacer una ley adecuada.
Pienso además que los niños de hoy nos llevan la delantera en cuestiones tecnológicas y que, más que preguntarnos qué o cómo podemos enseñarles deberíamos preguntarnos qué pueden enseñarnos ellos a nosotros mismos y qué están aprendiendo por si solos (que es mucho).
¿Hasta qué punto es importante lograr un consenso educativo? ¿Es posible ese consenso? ¿Crees que un Pacto de Estado en Educación sería una solución deseable para nuestro sistema educativo?
Si asumimos que la solución al problema educativo pasa por cambiar de nuevo la ley, entonces sí es necesario un consenso. Sin embargo, aquí soy pesimista y no creo que sea posible alcanzarlo. Poner de acuerdo a padres, profesores y, sobre todo, a los diferentes partidos políticos con representación parlamentaria se me antoja misión imposible. El motivo es, sencillamente, que todos los implicados tienen ideas diferentes sobre cuál es el objetivo de la educación. Y mientras no haya un consenso sobre cuál es el objetivo, no podrá haber consenso sobre cómo ha de llevarse a cabo la reforma.
Ahora bien, el consenso no sería necesario si se permitiera que cada familia tuviera libertad de elegir qué tipo de educación quiere para sus hijos y, asimismo, si cada colegio pudiera decidir, también libremente, qué tipo de pedagogas quiere seguir y qué metodologías aplicar. De hecho, es algo que ya está sucediendo. Mientras una parte de la sociedad está enfrascada en el sempiterno debate sobre el estado del sistema escolar, otra parte de la sociedad está actuando y organizándose libremente para ofrecer a sus hijos la educación que necesitan. Cada año que pasa hay más escuelas libres y más homeschooling por el simple motivo de que nuestros hijos necesitan una buena educación hoy y no tenemos tiempo que perder.
¿Qué líneas generales debería abarcar un debate social sobre el futuro sistema educativo?


El debate social debe ir dirigido a determinar cuál es el objetivo de la educación. Es decir, qué pretendemos conseguir cuando llevamos a un niño a la escuela (o cuando decidimos no llevarlo). ¿La adquisición de conocimientos? ¿La educación emocional? ¿La educación en valores? ¿El desarrollo de habilidades útiles para la vida? Mientras no se aclare esta cuestión fundamental todos los demás debates serán estériles o se limitaran a un cruce de diatribas sin resultado alguno.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...