martes, 5 de enero de 2016

La Homeschooling permite personalizar la educación del niño según sus intereses y necesidades



Publicado en https://besincro.wordpress.com/2016/01/05/la-homeschooling-permite-personalizar-la-educacion-del-nino-segun-sus-intereses-y-necesidades/

Entrevistamos a Laura Mascaró Rotger, Jurista, asesora y escritora. Fundadora de la Plataforma por la Libertad Educativa y defensora del Homeschooling.
Para los profanos…. ¿qué es el homeschooling?
Homeschooling significa, literalmente, escuela en casa, aunque muchas veces ni hacemos escuela ni lo hacemos en casa. Consiste en educar a los niños sin llevarlos a la escuela y eso es básicamente lo que nos define: la no escolarización. Dentro del homeschooling hay muchos tipos de familias, muchos motivos diferentes y muchas formas distintas de hacerlo.
¿Por qué has optado por este sistema educativo?
En nuestro caso fue por problemas con la escuela. Mi hijo fue a la guardería desde los 11 meses de edad hasta los 3 años y medio. Ahora bien, lo realmente importante no es porqué empezamos sino porqué decidimos continuar y porqué seguimos siete años después.
¿El homeschooling es legal? ¿No supone de hecho expulsar al niño del sistema educativo?
La normativa española exige que los niños estén escolarizados entre los 6 y los 16 años de edad, por lo que, técnicamente, no podemos considerar que el homeschooling sea una opción legalmente válida. No obstante, existe una cierta tolerancia por parte de las administraciones públicas, que no suelen perseguirlo de oficio.
¿Qué ventajas tiene? ¿Puede suponer problemas de socialización para el niño, tal y como mantienen algunos detractores?
La gran ventaja es que se puede personalizar la educación para cada niño teniendo en cuenta sus intereses, sus capacidades y sus necesidades. En relación con esto, otra ventaja es la flexibilidad, que es total, ya que si un método o una actividad no funcionan bien para un niño, no hay ningún inconveniente en dejarlo y cambiarlo por otro hasta encontrar los más adecuados.
La socialización depende siempre del carácter del niño, no de su escolarización. Hay niños escolarizados que no son especialmente sociables (lo cual tampoco es una característica negativa sino simplemente un rasgo de su personalidad). Además del carácter, el otro factor que influye en la socialización es el entorno en el que vives y las experiencias a las que te expones. Por ello decimos que los niños homeschoolers tienen una socialización mucho más rica, pues están en contacto con personas de edades muy variadas y viven situaciones que los niños escolarizados se pierden por el simple hecho de no disponer de tiempo para ello. Me refiero a que un niño no escolarizado normalmente hace actividades y acude a lugares con sus padres, como acompañarles a hacer recados y gestiones, por ejemplo, y además se reúne con otros homeschoolers que casi nunca van a tener su misma edad. A diferencia de ellos, los niños que van a la escuela son recluidos durante 6 o 7 horas diarias con otros niños de su misma edad.
¿Es un método educativo en sí mismo o se pueden aplicar métodos distintos dentro de esta forma de educación?
El homeschooling no es un método. Es simplemente el hecho de no escolarizar a los niños. Diría más, es el hecho de no escolarizar presencialmente, ya que algunos homeschoolers se sirven de escuelas a distancia. Existen muchas formas de educar sin escuela pero la gran mayoría de familias pueden considerarse eclécticas, es decir, que toman de cada método aquello que más les interesa creando así una suerte de nuevo método personalizado. Prácticamente se puede afirmar que no hay dos familias homeschoolers que lo hagan de la misma manera.
¿Crees que nuestro sistema educativo cumple las funciones y objetivos que exige la sociedad del siglo XXI?
El sistema escolar es tan grande y rígido que es inevitable que la sociedad se le adelante. La sociedad evoluciona a un ritmo cada vez más rápido, especialmente a causa de las nuevas tecnologías. Es prácticamente imposible que el sistema se adapte a los cambios a tiempo y es por eso que cada vez más familias deciden separarse del sistema y buscar o crear otras alternativas, como las escuelas libres y el homeschooling.
Desde tu experiencia personal, ¿cuáles son los principales problemas de la educación en nuestro país?
Si he de hablar desde mi experiencia diría que hay dos grandes problemas: el de las necesidades especiales no atendidas (falta de diagnóstico en ocasiones; o diagnósticos erróneos; o diagnósticos correctos pero inadecuada o inexistente tratamiento) y el de la completa desconexión del sistema escolar de la vida y los intereses de los niños (tanto en los contenidos como en las metodologías), lo que redunda en la desmotivación tanto de los niños como de los profesores. Existe también una gran falta de vocación en una mayoría de docentes que conlleva muchos otros problemas.
¿Por dónde pasan las soluciones para mejorar nuestra enseñanza?
Mi propuesta se basa en los siguientes puntos: Una toma de conciencia por parte de los padresde que el cambio es posible y de que está en su mano. Por desgracia todavía muchos padres se desentienden de la educación de sus hijos porque consideran que compete en exclusiva a la escuela. Otros padres quieren implicarse pero no saben muy bien qué pueden o deben hacer.
Una reforma integral de la carrera docente, empezando por un cambio en los requisitos de acceso a la carrera docente, pues en las últimas décadas se ha perdido en gran medida la vocación debido a que el acceso es demasiado fácil y no se toman en consideración las aptitudes ni las actitudes de los aspirantes. Además, no tendremos un buen sistema educativo si no tenemos buenos docentes.
Determinar claramente cuál es el objetivo de la educación. Esto es lo primero que debemos preguntarnos y responder: ¿qué es la educación y para qué sirve? ¿Qué espero que suceda con mi hijo cuando lo mando a la escuela o cuando decido educarlo en casa? Si no sabemos cuál es el objetivo difícilmente podremos establecer las medidas adecuadas para conseguirlo.
Devolver el contenido al lugar que le corresponde.En los últimos años se ha puesto tanto el énfasis en los procesos de aprendizaje que se ha relegado al contenido a un lugar sin importancia. El cómo se enseña y el cómo se aprende son sin duda importantes, pero el qué se enseña sigue siendo la clave de todo el proceso. ¿De qué sirve hacer de la enseñanza un proceso divertido si lo que se enseña no es algo útil, verdadero, necesario o importante? ¿De qué sirve enseñar el abecedario mediante juegos si no se aprende a comprender lo que se lee porque sólo se da importancia al proceso y no al contenido ni al resultado?
Simplificación de los requisitos de creación de centros docentes (para que la “libertad de creación de centros” sea real). Esto supondría, de facto, la legalización de las escuelas libres.
Exámenes libres para acceder a los títulos oficiales, sin requisito alguno (pues a día de hoy si un homeschooler está preparado a los 14 años, debe esperar hasta los 18 para poderse examinar de la ESO).
Creación de múltiples itinerarios dentro del sistema escolar y permeabilidad entre ellos(que puedas saltar de uno a otro y entrar y salir del sistema). La libertad, en definitiva, es el factor fundamental para que el cambio se produzca. Libertad para crear el centro educativo que uno estime conveniente; libertad para que cada familia elija el centro que prefiera para cada niño; libertad para educar sin escuela o con escolarización parcial (flexischooling).
¿Estamos preparados para enfrentarnos a los retos educativos y tecnológicos del siglo XXI?
A nivel individual por supuesto que estamos preparados. Quien no está preparado -y no sé si alguna vez lo estará- es el sistema como tal. Creo que la solución pasa por la acción individual, como padres o como docentes. Hacer lo que está en nuestra mano (que es mucho más de lo que tendemos a pensar) para que nuestros hijos tengan una buena educación hoy, pues los niños de hoy no pueden permitirse el lujo de esperar cuatro años o más hasta que el gobierno decida hacer una ley adecuada.
Pienso además que los niños de hoy nos llevan la delantera en cuestiones tecnológicas y que, más que preguntarnos qué o cómo podemos enseñarles deberíamos preguntarnos qué pueden enseñarnos ellos a nosotros mismos y qué están aprendiendo por si solos (que es mucho).
¿Hasta qué punto es importante lograr un consenso educativo? ¿Es posible ese consenso? ¿Crees que un Pacto de Estado en Educación sería una solución deseable para nuestro sistema educativo?
Si asumimos que la solución al problema educativo pasa por cambiar de nuevo la ley, entonces sí es necesario un consenso. Sin embargo, aquí soy pesimista y no creo que sea posible alcanzarlo. Poner de acuerdo a padres, profesores y, sobre todo, a los diferentes partidos políticos con representación parlamentaria se me antoja misión imposible. El motivo es, sencillamente, que todos los implicados tienen ideas diferentes sobre cuál es el objetivo de la educación. Y mientras no haya un consenso sobre cuál es el objetivo, no podrá haber consenso sobre cómo ha de llevarse a cabo la reforma.
Ahora bien, el consenso no sería necesario si se permitiera que cada familia tuviera libertad de elegir qué tipo de educación quiere para sus hijos y, asimismo, si cada colegio pudiera decidir, también libremente, qué tipo de pedagogas quiere seguir y qué metodologías aplicar. De hecho, es algo que ya está sucediendo. Mientras una parte de la sociedad está enfrascada en el sempiterno debate sobre el estado del sistema escolar, otra parte de la sociedad está actuando y organizándose libremente para ofrecer a sus hijos la educación que necesitan. Cada año que pasa hay más escuelas libres y más homeschooling por el simple motivo de que nuestros hijos necesitan una buena educación hoy y no tenemos tiempo que perder.
¿Qué líneas generales debería abarcar un debate social sobre el futuro sistema educativo?


El debate social debe ir dirigido a determinar cuál es el objetivo de la educación. Es decir, qué pretendemos conseguir cuando llevamos a un niño a la escuela (o cuando decidimos no llevarlo). ¿La adquisición de conocimientos? ¿La educación emocional? ¿La educación en valores? ¿El desarrollo de habilidades útiles para la vida? Mientras no se aclare esta cuestión fundamental todos los demás debates serán estériles o se limitaran a un cruce de diatribas sin resultado alguno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...